Vivimos una época de decadencia. Un tiempo de conflictos. Una era
de cambios. ¡Caminante!, detente y concede un segundo a lo que
aquí está escrito. ¡Estudiante!, regálanos uno de tus respiros y atiende
a lo que tenemos que decir pues, pese a la endiablada apatía de
nuestro siglo, a pesar de la rancia resignación que respiramos en
nuestro repugnante entorno, nos duele España.

Scroll Up
A %d blogueros les gusta esto: