Con aborto no hay voto

Autor: Alberto Nicolás Muñoz

Hemos sido testigos de los hechos acaecidos en Argentina con la victoria en el parlamento argentino del derecho a la vida frente a la barbarie del aborto. Los falangistas felicitamos a nuestros hermanos hispanoamericanos de Argentina por defender la vida, ya que no hay nada más progresista que defender la vida humana. Desde nuestra perspectiva somos conscientes de que hemos ganado la batalla, pero no la guerra.

Irlanda, país de ascendencia católica y cristiana, donde se aprobó el aborto sometido a un referéndum que dio como resultado el trágico sí del asesinato del feto, frente al de la vida.

En el inicio del año 2018 las estadísticas de niños abortados oscilan entre 1 millón en todo el mundo. Tal y como emana la ley argentina, existe una legislación abortista y clínicas abortistas clandestinas que, como su nombre indica, practican abortos clandestinos. El actual mundo globalista donde vivimos, dominado por la masonería imperante y por la ideología de género que engloba un entramado de ingeniería social, ha dominado varios países manipulando y confundiendo a sus compatriotas de sus respectivos países. Veamos un ejemplo entre tantos: Irlanda, país de ascendencia católica y cristiana, donde se aprobó el aborto sometido a un referéndum que dio como resultado el trágico sí del asesinato del feto, frente al de la vida. Pero en nuestro país sí se permite el aborto libre y las clínicas abortistas están latentes, y España encabeza el ranking de niños abortados por menores precedido por Francia. En España las menores de edad que quedan embarazadas cuando van a abortar no informan a sus progenitores. Es un drama que está todavía latente en nuestra sociedad y por desgracia impera en este mundo. Otro de las clínicas abortistas que Donald Trump abogó por cerrar si conseguía su objetivo de ser presidente de los Estados Unidos sería cerrar Planned Parenthood, una clínica abortista que el partido demócrata de EEUU abrió.

Desde nuestra perspectiva falangista consideramos que no hay nada más progresista en defender la vida humana y por consiguiente la del no nacido. Como no podía ser de otra manera, aprovechamos para denunciar también que otra de las cifras más desgarradoras de niños abortados son los niños con Síndrome de Down. De hecho, en 2015 las estadísticas a final de año fueron de 97.000 niños abortados por tener Síndrome de Down. Precedido por Reino Unido e Irán, donde el porcentaje de tener Down es el atenuante para que la mujer aborte. Es tarea ya no solamente de los falangistas, sino de todo el mundo en todos los países, poner fin al asesinato de bebés no nacidos que habitan en el vientre materno. Ya que la vida se defiende, no se arrebata.

Scroll Up
A %d blogueros les gusta esto: