A propósito de Pablo Iglesias

Autor: Alberto Nicolás Muñoz

 

Hace un par de días. Pablo Iglesias era entrevistado en la cadena SER en la que, sin que sirva de precedente, en esta ocasión ha dicho una verdad como un templo. Vox, el partido político que nació de una costilla o mejor dicho de una escisión del PP, no tiene nada que ver con la doctrina Nacional/Sindicalista que profesaban José Antonio y Ramiro Ledesma u Onésimo Redondo. La verdad es la verdad, lo diga Agamenon o su porquero y aunque sea el enemigo no por ello hay que quitarle la razón. Iglesias es un marxista de manual auténtico y no es tonto, es más, sabe de lo que habla, otra cosa es que hoy le haya puesto “sal al CAFÉ” y éste le efectúe una reacción que le haga decir verdades como si de un suero de la verdad se tratase.

Las comparaciones son odiosas pero Vox tiene de falangista lo que un servidor tiene de trapecista. Vox es la disidencia controlada de un régimen, concretamente el del 78, que no fenece pero aún perece al respecto y es agonizante. El sistema nuestro es social y sindical, no ultra liberal y excluyente con las clases populares y benévolo con las familias pudientes y amante de las privatizaciones en sanidad haciendo gala de un sistema minarquista y anarco capitalista como el PLIB (Partido Libertario), que ambas formaciones son de carácter netamente liberal y excluyente en lo social. Por no mencionar su fervor a la corona, la cual para los falangistas figura como un elemento decorativo y queremos mandar al rey a la baraja de cartas.

Iglesias no es que haya descubierto la pólvora, sino que no le interesa decirlo a sus acólitos y séquitos para jalear y vitorear a sus masas aborregadas marxistas que repitiendo una mentira mil veces la hacen verdad. Julio Anguita también  reconoció en La Sexta Noche que Vox es la extrema derecha liberal ofuscada con el PP por la tibieza de estos pero que nada tiene que ver la Falange de José Antonio, ni Vox con el fascismo, ya que el fascismo es social y así lo fue en la Italia fascista de Benito Mussolini. Falange tiene coincidencias con el fascismo y su mensaje es social patriota arremetiendo contra el capitalismo/liberalismo y con el marxismo materialista.

Lo demás es ser “memo ad solemnitatem” o ir con mala intención pero en materia social, como se dice en jerga popular, Falange Española de las JONS se parece a Vox como se parecen o saben un huevo a una castaña. Ni Ramiro, ni José Antonio se plegaron a la derecha, es más, para ambos siempre fueron incompletas, excluyentes con los más débiles y su política era la cerrilidad y la intransigencia. Tampoco eran marxistas, claro está, y menos en la actualidad como es el neo marxismo cultural abrazando efusivamente la ideología de género y cambiando en la escala cromática el rojo por el rosa. Ay, si Lenin o Ernesto Guevara levantasen la cabeza no dejaban homosexual vivo…

Como colofón y sin más, Vox es la derecha de siempre, no acepten imitaciones, la de fraga y la de Aznar.

SIN NOVEDAD EN EL CONGRESO

 

Scroll Up
A %d blogueros les gusta esto: